lunes, 19 de noviembre de 2007

Ecco mormorar l'onde

La semana pasada estuvimos trabajando el madrigal Ecco mormorar l'onde, compuesto por Claudio Monteverdi, con texto de Torquato Tasso.

Un madrigal es una composición típicamente renacentista, vocal a capella, polifónica, con texto poético en italiano, con forma libre y, en ocasiones, complejo lenguaje musical. Nace en la segunda mitad del siglo XVI y se hace una forma musical muy importante en su tiempo.



Para elaborar un madrigal, un compositor tomaba un texto poético en italiano y escribía música con intención de expresarlo. Por esto, es frecuente que aparezcan madrigalismos, que son intentos de reflejar con música ideas del texto, utilizando recursos musicales asociados a lo que el texto expresa en determinado momento, como veremos a continuación.

El madrigal Ecco mormorar l'onde fue compuesto por Claudio Monteverdi, autor de una de las primeras óperas de la Historia. Es, en realidad, una de las figuras más importantes en la transición del Renacimiento al Barroco. Cultivó la composición de madrigales, como reflejan sus ocho libros de madrigales, donde se muestra la evolución de un primer madrigal a otro con características barrocas.

Ecco mormorar l'onde está basado en un poema de Torquato Tasso, compositor italiano contemporáneo a Monteverdi. El texto, una oda al amacener, obtenido de esta página, es el siguiente:
Ecco mormorar l'onde
e tremolar le fronde
a l'aura mattutina e gl'arborscelli. (x2)

E sovra i rami i vaghi augelli
cantar soavemente
e rider l' oriente,

Ecco già l'alb' appare
e si specchia nel mare
e rasserena il cielo
e imperla il dolce gelo
e gl'alti monti indora.

O bella e vaga aurora
l'aura è tua messaggera
e tu de l' aura
ch'ogn'arso cor ristaura.


Su traducción al español, gracias al libro sobre Historia de la Música de Ediciones del Laberinto, es la siguiente:
He ahí las susurrantes olas
y el tembloroso follaje
junto al aura matutina y los arbustos. (x2)

Y en las ramas las lindas avecillas
cantan dulcemente
y el oriente sonríe.

He ahí el alba que ya asoma
y se refleja en el mar
y serena el cielo
y el dulce hielo perla los campos
y dora los montes.

Oh hermosa e imprecisa aurora
el aura es tu mensajera
y tú lo eres del aura,
que a todo ardiente corazón repara.


El madrigal, que pertenece al Segundo Libro de madrigales de Monteverdi, está escrito a cinco voces, interpretadas por dos sopranos, una contralto, un tenor y un bajo. La partitura está disponible en formato PDF. En Youtube, se puede escuchar el madrigal gracias a este y a este vídeo.

Como era de esperar, se producen algunos madrigalismos. Desde el principio:
  • En el propio comienzo del madrigal, empieza una única línea melódica, con una nota repetida para terminar en una pequeña ondulación, lo que corresponde con el texto Ecco mormorar l'onde (He ahí las susurrantes olas), con la pequeña ondulación sobre la primera sílaba de onde.

  • Quizás tampoco es casualidad que la palabra tremolar (que correspondería con tembloroso) esté musicalizada en las cuatro voces con cuatro semicorcheas, lo que le da más agilidad y también su línea melódica es una ligera ondulación. En la repetición de la primera estrofa, esto está aumentado: ahora se utilizan ocho semicorcheas para musicalizar esta palabra, siguiendo una ondulación más extensa.

  • Es significativo que las dos voces más agudas, las femeninas, no entren hasta que se llega al verso a l'aura mattutina (junto al aura matutina), lo que produce cierta sensación de liviandad a pesar de que utilizan valores rítmicos más largos.

  • En la segunda estrofa, el texto E sovra i rami i vaghi augelli (Y en las ramas las lindas avecillas), está musicalizado con las voces femeninas (de nuevo cierta sensación de liviandad) y con un pequeño canon a distancia de negra y un patrón rítmico que puede resultar jocoso.

  • El siguiente verso, cantar soavemente, está interpretado de nuevo por las voces femeninas, utilizando semicorcheas descendentes a distancia de tercera, lo que produce dos líneas melódicas claras y "suaves".
Como siempre, los comentarios están abiertos para cualquier sugerencia, ejemplo, corrección, ejemplo de madrigalismo...

3 comentarios:

  1. Agradezco mucho la información. Soy estudiante de letras italianas en la Universidad Autónoma de México y estoy trabajando en este madrigal, me sirvió mucho poder ver la partitura y los videos de youtube.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que haya servido, Lola. Intentaré ampliar en unos días la información sobre el madrigal porque esta entrada recibe cierto número de visitas.

    Muchas gracias por el comentario y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  3. Saludos a todos y quiero decirles ...algo en secreto...
    la metafora de la luz "lumumen de lumine..." .
    siempre ha estado implicita en los himnos religiosos de alborada.
    Recordemos el Asperges Me.. del Kyrial gregoriano en la parte:"... super nivem de albabor..."
    Ahora ;Tasso nos remite al canto final de  de Prometeo encadenado..cuando es atado por Crataos kai Bio y lo incita a maldecir y renegar y nos sale nada menos con el hermoso canto ...por supuesto que es de Esquilo... oh Dios aire que en doradas ondas meces las cañas de las riberas de los rios...bien la hermosisima glosa de Torcuato es para mi la mas hermosa de todas las metaforas de la luz por mi conocidas y hay que tener en cuenta que es la remebranza a la cultura aria que tenian como eje teologico la luz solar; de ahi Apolos como encarnacion de este ideal .Hay que mirar la oda de Fray Luis de Leon a Salinas  ..el aire se serena y viste de hermosura..y tambien el madrigal de monteverdi Zefiro Torna...en fin el tema es muy largo y quien este interesado en continuarlo los invito a escribirme a Sernaf65@yahoo.es

    ResponderEliminar