sábado, 23 de marzo de 2013

Cómo hacer un GIF animado con GIMP

GIMP es una aplicación de software libre para la edición de imágenes. Con GIMP podemos hacer las operaciones más comunes de edición de imágenes, además de trabajar con capas, aplicar filtros y crear efectos sobre las imágenes con las que estamos trabajando. Una de las posibilidades menos conocidas de GIMP es crear GIF animados, que vamos a explicar a continuación.


Como sabemos, un GIF animado es una imagen que muestra una sucesión de frames, uno tras otro, separados entre sí por una fracción de tiempo. En GIMP, cada frame estará representado por una capa: para crear el GIF animado, únicamente tendremos que hacer que las capas muestren, por ejemplo, algo en movimiento. La animación se crea superponiendo las capas una sobre otra, desde la que está más abajo en la pila de capas hasta la superior.

Con la explicación del párrafo anterior, el proceso parece sencillo y rápido, pero hay que considerar algunos aspectos para que la animación tenga el resultado que esperamos:

Si una capa tiene una parte transparente, en la animación no cubrirá a la capa anterior, sino que se respeta lo transparente que tiene. Por este motivo, si queremos que la animación esté formada por elementos que van apareciendo mientras permanecen los anteriores sobre un fondo, tendremos que poner un fondo en la primera capa, pero no en las siguientes.
En pequeño, se puede ver cómo en las capas hay un elemento que se mueve, manteniendo el fondo en el último.
Si queremos que la animación esté basada en algo que se mueve sobre un fondo, lo tenemos algo más complicado:
  • Para empezar, será necesario crear primero el fondo de la animación.
  • Después, duplicamos la capa del fondo varias veces, puesto que cada capa con el fondo se convertirá en un frame de la animación.
  • Hecho esto, intercalamos entre cada fondo una capa transparente, que es en la que situaremos el elemento que queremos mover en la animación.
Intercalamos una capa transparente con el fondo.
  • Es ahora en las capas transparentes donde debemos ir colocando el elemento que se va a ir moviendo. Para ello, un consejo: se trabaja mejor haciendo que sólo sea visible la primera capa (la de "abajo del todo") de fondo. Así, el resto de fondos no nos tapan las capas intermedias, que estamos usando para hacer la animación. Además, si mantenemos todas esas capas visibles, podremos ver fácilmente la diferencia entre un frame y otro.
  • La forma más rápida de hacer la animación con un elemento que se mueve es tenerlo copiado en el portapapeles e ir pegándolo en cada capa transparente. Para ello, una vez seleccionado el elemento de otra imagen y escalado para que tenga el tamaño apropiado, se selecciona la primera capa transparente (la que está más abajo), se presiona Ctrl+V para pegar el elemento y después se hace click fuera de la selección para que lo pegado se "ancle" a la capa.
Si pegamos teniendo seleccionada "Layer #1" y movemos el cursor, el ancla nos indica que, al hacer click, lo pegado quedará anclado a la capa actual.
  • Como seguro que es necesario mover lo pegado para que la animación quede mejor, podemos entonces activar la herramienta de mover y desplazar la capa en la que hemos pegado el elemento. Puesto que la capa es transparente salvo en el elemento, no pasa nada porque se nos salga del lienzo.
  • Repitiendo los pasos anteriores con las capas intermedias hasta que consigamos el movimiento que queremos para la animación, es el momento de hacer visible de nuevo todos los fondos.
Éste es el aspecto que debe tener cuando todas las capas transparentes tienen un elemento y sólo se ve un fondo.
  • Si exportamos ahora la imagen como una animación, encontraremos que hay un parpadeo entre los frames. Esto ocurre porque el fondo se superpone sobre la capa anterior y, al no haber un elemento en la capa del fondo, el elemento "aparece y desaparece". La solución es ahora realizar la operación "Combinar hacia abajo" en cada capa que tenga un elemento: de esta forma, esa capa que se mezclará con la del fondo que hay justo debajo de ella, quedando el elemento consolidado sobre el fondo.
Al "Combinar hacia abajo" la capa con el elemento sobre el fondo, se convierten en una única capa.
  • ¡Atención!, es importante realizar una copia del archivo XCF del proyecto antes de hacer esta operación, puesto que podríamos no poder solucionar un error que no hayamos detectado.
Cuando hemos combinado hacia abajo todas las capas transparentes, la imagen estará formada por una pila de capas con el fondo y el elemento en distinta posición sobre él. Ahora sólo nos queda exportar y crear una animación. Para ello, a través de la opción Exportar del menú Archivo, indicamos dónde guardar el archivo con extensión .GIF

Al confirmar la exportación nos aparecerá una ventana propia de la exportación al formato GIF, donde podemos configurar la animación. Es posible que antes nos pregunte qué hacer con aquellas capas que se extienden más allá del lienzo, ante lo que debemos escoger la opción de Recortar.

En la ventana de exportación a GIF tenemos que activar que se exporte como animación. También podemos indicar que se repita como loop infinito: al llegar a la última capa, la animación vuelve a empezar desde la primera (si no lo activamos, la animación se realiza una vez) así como el tiempo entre capas (por defecto, 100ms):
Ventana de exportación a GIF con las opciones de animación y de loop infinito activadas.
¡Y ya está! Con esto, deberíamos poder ver la animación al abrir el GIF y, seguramente, necesitemos volver a GIMP para retocar algo. Si es necesario ajustar el movimiento del elemento, vendría bien abrir el XCF que hemos guardado antes de combinar las capas hacia abajo, retocar la capa correspondiente, volver a combinar y volver a exportar.

He realizado las capturas de pantalla de esta entrada con la práctica que me entregó Andrea T. ¿Hay algún problema que no se haya tratado?, ¿hay alguna forma mejor de hacer la animación? Como siempre, los comentarios son bienvenidos :)

3 comentarios: